Cultivar en la cocina

Nociones básicas sobre paisajismo (II)
29 agosto, 2017

Cultivar en la cocina

Mucho se escribe y habla sobre los huertos urbanos pero si algo es una tendencia que permanece es tener lo más cerca esas plantas que condimentan nuestra gastronomía y que éstas sean totalmente ecológicas y producidas por nosotros mismos.

Existen en el mercado muchos “kits” para poder crear tu propio espacio de cultivo de nuestras plantas aromáticas preferidas. Los hay que emulan a un pequeño jardín vertical, con recipientes de diseño y también los hay hidropónicos (no necesitan suelo para crecer). Pero lo más importante no es la elección del sistema que vamos a utilizar sino conocer las propiedades y necesidades de cada planta.

La primera elección que debemos realizar es la colocación de nuestro espacio de cultivo, preferiblemente debemos colocarlo en una zona soleada y que nuestras plantas puedan recibir la mayor cantidad de luz a la vez que debemos ponerlas lejos por ejemplo de radiadores y del horno que nos incrementarán la temperatura de la zona. Es importante que siempre tengamos en cuenta que cada planta tiene unas características de luz y agua es por ello que si contamos con espacios diferenciados nos permitirá plantar más variedades, si por el contrario es una zona común deberemos plantar siempre plantas de similares necesidades.

Para realizar tu huerto con macetas te recomendamos que utilices una maceta para cada planta. Rellena la maceta con piedra o arena en su fondo para propiciar el drenaje, llena con compost dejando espacio en la superficie. Procede posteriormente a transplantar la planta de su maceta original y una vez realizado introduce un fertilizante de acción retardada. Cubre todo con compost dejando la altura suficiente para que no rebose el agua al regarla. Riega abundantemente la primera vez ya que el compost requiere mucha humedad. Recorta las flores superiores para conseguir un mejor tallo en tu planta. Riega abundantemente los primeros días para posteriormente ir reduciéndolo hasta encontrar el equilibrio. (Cada planta tiene unas características concretas que debes conocer previamente). Ya tienes tu planta de aromática para comenzar en unas semanas o meses a recoger tus primeras hojas que seguramente harán las delicias de tus platos.

Las especies más comunes en la gastronomía pueden ser Perejil, Albahaca, Cilantro, Romero, Tomillo y Orégano. Es una buena elección comenzar nuestro primer huerto en la cocina con plantas sin demasiada dificultad. Recuerda que si te decantas por plantar la Menta deberás hacerlo en solitario y a poder ser separarla con bastante distancia del resto.

En un próximo post describiremos las características de cada una de las aromáticas.