Las cinco plantas más resistentes al calor

Mayo, el mes en el que tu jardín se convertirá en huerto
3 mayo, 2018
Tres plantas que purifican el aire de nuestro hogar
27 junio, 2018

Las cinco plantas más resistentes al calor

El sofocante calor o los incisivos rayos de sol en el jardín o espacio exterior de casa te harán preguntarte cuáles son las plantas más fuertes. Estas son las cinco especies que necesitarán menos cuidados y aportarán durante el verano sus mejores cualidades.

Ni que decir tiene que las plantas que mejor aguantan las altas temperaturas son aquellas que guardan en sí mismas agua para su supervivencia y no son otras que las suculentas o crasas. Con una presencia realmente bonita, distribuyen el almacenamiento de hidratación en sus hojas, tallos o raíces para sobrevivir a largas temporadas de sol y calor ininterrumpido. A estas especies pertenecen el aloe, el ágave y el senecio.

El geranio es, por antonomasia, la planta de verano más conocida por habitar siempre en balcones, ventanas y patios de las casas familiares. El poder de esta planta reside en la escasa necesidad de cuidados y su absoluta resistencia a las sequías. Sus coloridas flores hace, eso sí, inevitable un riego consciente durante el verano, su época de floración.

El denominado clavel africano o tagetes es una planta de, ¡sorpresa!, origen mexicano que no sólo florece de manera maravillosa también posee la cualidad de adaptarse a terrenos extremos. Aunque necesita riegos continuados y constantes, colócalo bajo los rayos directos del sol pues no disfruta de la sombra. Indicada para veranos calurosos, además el clavel africano repele insectos e incluso aleja algunas plagas que afectan al huerto.

Las características del teucrim son las justas para sobrevivir en la Costa del Sol porque a la planta le agrada la salinidad del aire y la humedad en el ambiente gracias a su proximidad a la costa. Además de aguantar el calor sin problema, florecen de sus ramas unos pequeños pétalos morados que contrastan con verde de la planta.

Por último, plantas con un doble objetivo: el decorativo y el aromático. Las plantas aromáticas como la lavanda, el romero o la artemisia resisten el calor y no les perjudica siempre y cuando no estén en proceso de floración. Largos periodos sin riego son más que aceptables por estas plantas de posibilidades infinitas.