Nociones básicas sobre paisajismo (I)

Las especies tapizantes, cada día más de moda
7 agosto, 2017
Nociones básicas sobre paisajismo (II)
29 agosto, 2017

Nociones básicas sobre paisajismo (I)

El paisajismo es un arte. Aún habiendo proliferado y extendido en los últimos años como actividad relacionada con las labores del jardín, el paisajimo requiere unas nociones básicas sobre distintas disciplinas que entran en juego cuando la intención es transformar el aspecto y contenido físico de un terreno geográfico concreto.

El objetivo es obtener un espacio armonioso con la naturaleza y bello, siempre diseñado con antelación, y esta modificación no es aleatoria, quien realiza un diseño paisajístico ha de tener conocimientos sobre ecología, agronomía, edificación y sociología, porque en el paisajismo se trabaja el hábitat de seres vivos y los entornos naturales.

En este primer artículo de conocimiento iniciales sobre el paisajismo detallamos algunos aspectos para fomentar nuestras dotes en este arte.

La linea es una de las características fundamentales del paisajismo. Se refiere a la dirección y el movimiento que insinúan los elementos vegetales o arquitectónicos situados en el jardín. La linea afecta de forma directa a las sensaciones que recibe quien observa, cuando son suaves las lineas tienden a transmitir tranquilidad y paz, en cambio cuando son verticales pueden indicar fuerza y tensión. La linea define la forma y esta es, en esencia, la primera impresión que se obtiene del espacio. La forma es configurada por las plantas durante su crecimiento y desarrollo de volumen.

Otros elementos a tener en cuenta son el color y las texturas. El color puede infundir sensaciones completamente opuestas dependiendo cuál sea la paleta -tonalidades frías o cálidas- que el paisajista elija, teniendo en cuenta aquellas especies que florezcan o cambien de color según las estaciones o épocas del año. Las texturas añaden viveza visual y sensitiva, se debe tener en cuenta también qué tipo de planta se sitúa en grupo con otras para conseguir armonía y conocer el tipo de luz que predominará en ese jardín, así sabremos qué sensaciones aportarán las luces y sombras en el espacio. Además, el tipo o mezcla de textura dependiendo de si es áspera (sensación de informalidad y visualmente dominantes) o fina (relacionada con formalidad y elegancia y son más pasivas) descubrirán un interés indescriptible.

Por último, entendiendo que el paisajismo como las artes se centra en las sensaciones, los aromas tienen que ser relevantes. Abren un mundo de posibilidades sensoriales basados en la gama de fragancias que se bajaren en el jardín a través de la elección de plantas y flores. Si se colocan cerca de los senderos de jardín seremos más receptivos y nos adentrarán en un mundo diferente.