Nociones básicas sobre paisajismo (II)

Nociones básicas sobre paisajismo (I)
18 agosto, 2017
Cultivar en la cocina
14 septiembre, 2017

Nociones básicas sobre paisajismo (II)

Unos días atrás publicamos un artículo que trataba sobre los conocimientos iniciales que hemos de saber sobre el paisajismo detallando algunos aspectos que mejorarán nuestras habilidades en este arte.

La repetición es un concepto a tener muy en cuenta a la hora de distribuir las plantas en el jardín. A pesar de que el diseño paisajístico sea complicado, extenso y elaborado, reiterar una serie de elementos consiguen transmitir armonía y simplicidad a los ojos de quien observa. Este fenómeno visual de disminución de elementos gracias a la repetición y aglomeración es útil pero habita en un equilibrio con otro concepto: la variedad.

Es necesario que el trabajo paisajístico esté compuesto no sólo de técnica, también de conocimientos sobre el mundo verde y que distintas especies reinen en el terreno. La variedad de plantas, además, debe estar unida por una serie de elementos homogéneos entre ellas como el tamaño, la textura, el color y el aroma. La unidad en el paisaje se obtiene con ese equilibrio al que hacíamos mención unas lineas atrás, la consonancia entre repetición y variedad.

El equilibrio en el jardín debe medirse, evaluarse para que ninguno de los conceptos detallados en este artículo y su antecesor predominen sobre otros y, al destacar, transmita sensación de caos y desorden. Aún así, hay una importante corriente paisajística que apuesta por espacio naturales, ordenados como lo haría la naturaleza, con elecciones y proporciones flexibles.   

Por último, el énfasis. Un concepto que, más que cualquier otro, hace hincapié en nuestra percepción y visión del paisaje. Un componente del proyecto atrae la atención y, aunque la vista, pasee por todo el espacio verde, siempre vuelve a residir en el mismo punto de énfasis. Básicamente es el interés visual que el proyecto aporta y que mantiene al espectador observando el paisaje.